Alabado seas mi Señor

laudatosii2

Hacer memoria de la propia vocación es una oportunidad para revisar las motivaciones del propio sí a Dios. Releyendo vuestra historia vocacional, retornad al encuentro con el Señor que habéis tenido a través de la Palabra, una persona, un acontecimiento, o una experiencia.

Luego de las dificultades iniciales, habéis decidido seguir a Jesucristo, dejándoos determinar por Él y por su Evangelio. La experiencia de Francisco y de Clara os atrajo, y hoy su sí a Cristo se prolonga en el tiempo a través de vosotras. ( Carta de los Ministros de la Orden Franciscana)

About srteresa