Llamados a la perfección de la Vida Cristiana

Llamados con todo el pueblo de Dios a la perfección de la vida Cristiana seguimos recordando en este año jubilar a una gran mujer, a Santa Clara, que supo como llegar a esa perfección y que nos da un ejemplo de como responder al llamado del Señor. Ella primero  estuvo atenta como la Virgen María a la escucha de la palabra de Dios. Todo lo medito en su corazón y poco a poco fue descubriendo cual era la voluntad del Señor sobre su vida y cual era el camino que debía recorrer. Cuando descubrió qué era lo que Dios quería de ella, nada la detuvo, supero todos los obstáculos, venció todas las barreras y camino por el sendero de la perfección cristiana  hasta llegar a la santidad.

Como sabemos todos estamos llamados a la santidad, unos por un camino y otros por otro, pero todos recibimos esa llamada  a dejarnos santificar, ya que Dios es quien nos santifica y nosotros solo debemos dejar que el actúe en nuestra vida. Él nos dice, -sean santos como yo soy santo-, y también – los he separado para que sean míos-.

Por tanto, la santidad es, ser de Dios y estando con Dios, no podemos reflejar otra cosa que a Dios mismo y nuestro comportamiento será como el de nuestro Señor Jesucristo que vino a servir y no ha ser servido y que nos dio su ejemplo para que sigamos sus huellas.

Esas huellas las siguió plenamente Santa Clara caminando iluminada con la lámpara de la fe, una fe fuerte y capaz de remover cualquier obstáculo hasta alcanzar la meta. Por eso ella es un ejemplo para nosotros en nuestro mundo actual.

Pidamos pues en este año jubilar de la consagración de nuestra madre Santa Clara, que su ejemplo nos anime a seguir caminando sin desfallecer y que nada nos detenga en nuestro buen propósito de ser mejores cada día.

Sr. Luz María Leyva

About srteresa