San Lorenzo de Brindis

SAN LORENZO DE BRINDIS

San Lorenzo nació en Brindis el año 1559. Hijo de noble familia, recibió en el bautismo el nombre armonioso de Julio Cesar. Muy diestro era desde niño y se cuenta que a los seis años ya asombro a todos hablando de Dios. Muerto su padre, Cesar se refugia con su madre en Venecia. Allí cerca en Verona, la ciudad de los festejos de Romeo y Julieta, también Cesar consagro su corazón a Jesucristo en la Orden Capuchina con el nombre de Lorenzo.

Recibió una extensa y profunda formación teológica y bíblica. Estudio en Padua. Además de los principales idiomas modernos, conocía bien el griego, hebreo, arameo,  caldeo y  siriaco con lo que podía acudir a las fuentes en sus estudios de las Sagradas Escrituras. Esto le ayudo mucho en sus predicaciones a los judíos, que le encargo el Papa Clemente VIII.

Eran los tiempos pos conciliares y se dedica generosamente a la Reforma Católica. Recorre toda Italia y con la fama de religioso austero y hombre cultísimo, predicador iluminado y polemista eficaz, se dirige a Viena con doce compañeros el año 1598. Se establece sucesivamente en esa Ciudad en Graz y en Praga. Sus predicaciones conmovían a la opinión pública de aquel tiempo, provocando la reacción airada de los protestantes que piden a Rodolfo III su expulsión.

Interrumpe por algún tiempo sus correrías apostólicas para atender por un cuatrienio al cargo de ministro general de  su Orden. Vuelve pronto a sus predicaciones en Praga y Múnich. Impresiona su infatigable actividad. Cumple satisfactoriamente  una misión que el Papa le encarga en Madrid, para conseguir la colaboración del rey Felipe III.

El papa Clemente VIII lo envía también como animador espiritual en la guerra contra los turcos que golpeaban las puertas del Imperio y amenazaban conquistar Austria, Italia y toda Europa. Fue un admirable capellán militar que a todos animaba, consolaba y estimulaba con su ejemplo. Solo sentía no haber podido conseguir entonces el martirio. Además de su admirable predicación, nos ha dejado San Lorenzo multitud de obras editadas en quince volúmenes, once de los cuales contienen mas de ochocientos sermones, sobre el Año Litúrgico, los Santos y la Virgen María. Se muestra también un buen exegeta en su Explicación del Génesis.

San Lorenzo, que había conseguido tantos éxitos en todos los campos, se mantuvo siempre humilde y sencillo, virtudes propias de la espiritualidad franciscana. Permaneció siempre fiel a su costumbre de dormir sobre tablas, de levantarse durante la noche a alabar al Señor, de ayunar con frecuencia a pan y verduras de disciplinarse duramente y sobre todo de meditar constantemente en los sufrimientos de la pasión del Señor.

Se encontraba en Lisboa, tratando con Felipe III la causa de los napolitanos perseguidos y oprimidos por el virrey Osuna, cuando le llego la muerte. Era el 21 de Julio de 1619. Había recorrido varias veces Europa predicando y consolando. Ya podía descansar el buen operario. Su cuerpo fue enterrado en Villafranca del Bierzo en León en el Convento de las Monjas Franciscanas. Fue canonizado por el Papa León XIII el año 1881. Su Santidad Juan XXIII lo declaro Doctor de la Iglesia el año 1959.

Sr. Frances

About Sr. Frances