Feliz Navidad!

Y la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad. (Jn.1,14)

Merry Christmas and Happy New Year from your capuchin poor Clare sisters of our Lady of the Angels Federation.

 

Feliz Navidad y abundantes bendiciones para el próximo Año Nuevo 2012

les desean las hermanas Clarisas Capuchinas de la Federacion de Nuestra Señora de los Angeles

 

La Madre del Redentor tiene un lugar preciso en el plan de la salvacion, porque ” al llegar la plenitud de los tiempos, envio Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que se hallaban bajo la ley, para que recibieran la filiacion adoptiva. La prueba de que sois hijos es que Dios ha enviado a nuestros corazones el Espiritu de su Hijo que clama: ¡Abba, Padre! ” (Ga 4,4-6).

Con estas palabras del apostol Pablo, que el Concilio Vaticano II cita al comienzo de la exposicion sobre la bienaventurada Virgen Maria,(1) deseo iniciar también mi reflexion sobre el significado que Maria tiene en el misterio de Cristo y sobre su presencia activa y ejemplar en la vida de la Iglesia. Pues, son palabras que celebran conjuntamente el amor del Padre, la mision del Hijo, el don del Espiritu, la mujer de la que nacio el Redentor, nuestra filiacion divina, en el misterio de la ” plenitud de los tiempos “.(2)

Esta plenitud delimita el momento, fijado desde toda la eternidad, en el cual el Padre envio a su Hijo ” para que todo el que crea en él no perezca sino que tenga vida eterna ” (Jn 3,16). Esta plenitud senala el momento feliz en el que ” la Palabra que estaba con Dios … se hizo carne, y puso su morada entre nosotros ” (Jn 1,1 Jn 1,14), haciéndose nuestro hermano. Esta misma plenitud senala el momento en que el Espiritu Santo, que ya habia infundido la plenitud de gracia en Maria de Nazaret, plasmo en su seno virginal la naturaleza humana de Cristo. Esta plenitud define el instante en el que, por la entrada del eterno en el tiempo, el tiempo mismo es redimido y, llenandose del misterio de Cristo, se convierte definitivamente en ” tiempo de salvacion “. Designa, finalmente, el comienzo arcano del camino de la Iglesia. 

(Redemptoris Mater,1987)

Sr. Teresa

About Sr. Teresa

I am a Capuchin poor Clare sister since 1983.