NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

El 11 de Febrero de 1858, la Virgen María se aparecía a la niña Bernardita Soubirous. Y lo hizo durante 18 veces. Vale la pena recordar con su gran pureza lo que allí paso. Bernardita lo describe así: “Cierto día fui a la orilla del rio Gave a recoger leña con otras dos niñas. Enseguida oí como un ruido. Miro a la pradera, pero los arboles no se movían. Alce entonces la cabeza hacia la gruta y vi a una mujer vestida de blanco, con un cinturón azul celeste y sobre cada uno de sus pies una rosa amarilla, del mismo color que las cuentas del rosario. Creyendo engañarme me restregué los ojos. Metí la mano en el bolsillo para buscar el rosario.

Quise hacer la señal de la cruz pero incapaz de llevar la mano a la frente. Aquella Señora no me hablo hasta la tercera vez. Volví a ir allá  durante 15 días… Siempre me decía que advirtiera a los sacerdotes que debían edificar una capilla, me mandaba lavarme en la fuente y rogar por la conversión de los pecadores. Le pregunte varias veces quien era a lo que respondía con una leve sonrisa. Por fin levantando los ojos y los brazos al cielo, me dijo: Yo soy la Inmaculada Concepción”.

Vale la pena recordar un poco a Santa Bernardita Soubirous. Nació el 1844 y fue la mayor de siete hermanos. Era una chica sencilla, sus padres de familia humilde no pudieron mandarla a hacer estudios especiales. En la tercera aparición le dijo la Virgen María: “No te hare feliz en este mundo sino en el otro”.

El día 11 de Febrero de 1858 cayó en jueves. Era un día crudo de invierno. Bernardita acompañada de su hermana Toneta y su amiguita Juana marchan para ver si encuentran leña y huesos para calentarse en la lumbre. Su madre le encarga a  Bernardita que, como goza de poca salud y se constipa enseguida, procure no mojarse los pies.

Su hermana y Juana pasan el riachuelo. Ella queda sola después se le aparece la Madre de Dios. Cuando volvió Toneta y Juana les pregunto Bernardita: Habéis visto algo Bernardita estaba radiante, y ellas todas curiosas le preguntaron: Y tu que has visto… Con gran sigilo, y no sin antes hacerles prometer que a nadie lo dirían, les refirió la visión que había tenido… Pero… llegando a casa todo se descubrió. El calvario que esperaba a Bernardita. Le prohibieron volver a la gruta, pero impulsada por una fuerza interior allí acudía y allí vio a la Virgen. El día de la Virgen del Carmen 16 de Julio la vio más hermosa que nunca.

Pronto aquel hermoso lugar se hizo famoso en el mundo. Empezaron a acudir peregrinos venidos de todas partes. No hay duda que es uno de los lugares mas visitados y venerado por todos las personas del mundo. Allí han ido hasta personas que no creen y por la fe se han convertido. Allí se siente una gran devoción, a la presencia de Jesucristo en la Eucaristía.

GRACIAS MADRE  NUESTRA POR SER MODELO Y GUIA DE NUESTRA VIDA

 

 

Sr. Frances

About Sr. Frances