El Bautismo de Jesús

EL BAUTISMO DE JESUS

Jesús entra en las aguas, son sumergidos todos los pecados de los hombres. Las aguas limpian el cuerpo y por eso son tomadas como símbolo de la limpieza de las almas que se arrepienten ante Dios de sus pecados. Pero al sumergirse Jesús en las aguas, las santifica les da una fuerza nueva. Más dará la nueva vida que Cristo conquistara en su resurrección. Serán efectivamente aguas vivas que saltan hasta la vida eterna.

Al salir Jesús del agua sucede el gran acontecimiento; y he aquí que se le abrieron los Cielos, y vio al Espíritu de Dios que descendía en forma de paloma y se poso sobre el. Se escucho una voz del cielo que decía; Este es mi hijo, el amado en quien me he complacido.

El hijo ama al Padre con ese amor obediente que vemos en Jesús, se entrega por los hombres que el ama con amor total y mira a los demás hombres saliendo de pecado. Jesús es ungido por el Espíritu. Ante los reyes era ungido con aceite. Por eso Jesús puede actuar con plena libertad en su alma dócil como hijo amado del Padre.

 

Sr. Frances

About Sr. Frances